Pagani Huayra (2011 - 2017)

Pagani eligió el Salón del Automóvil de Ginebra (Suiza) de 2011 para presentar el primer modelo completamente nuevo desde el Zonda.
El Huayra adquiere su nombre del dios de los vientos y los huracanes en el noroeste Argentino y Bolivia Huayra Tata.

El proyecto comenzó su desarrollo en 2003 y se denonimó internamente como C9, en honor a Cristina, la esposa de Horacio, y a que el Huayra es el noveno proyecto en el que este se embarcaba.

El resultado de más de ocho años de desarollo y un perfeccionismo sin límites por parte de Horacio es una máquina que, si bien tiene una silueta similar a la del Zonda, es completamente diferente tanto en su tecnología como en su planteamiento. El Huayra es un animal más sofisticado y polivalente que el Zonda, es un magnífico gran turismo capaz de recorrer cientos de kilómetros a 300 km/h sin el más mínimo esfuerzo ni el de sus ocupantes que a la vez se encuentra perfectamente cómodo en una carretera de montaña o un circuito.

El principal culpable de esto es el propulsor, este sigue siendo un V12 de origen Mercedes-AMG, pero está turboalimentado, lo que le permite esa bipolaridad.
Los dos turbos gemelos que bombean aire al motor son capaces de generar un monstuoso par de 1000 nm y 730 cv con una curva de par muy plana y asequible para cualquier tipo de conductor. Con este propulsor los ingenieros de Pagani han buscado simular las sensaciones de un caza despegando mediante los sonidos de los turbocompresores cargando y descargando, y de la brutal sensacion de aceleración capaz de pegar a sus ocupantes al asiento en cualquier marcha y rango de revoluciones.

La silueta que Horacio envisionó para el Huayra parte del Zonda, aunque modifica sus proporciones ligeramente y sus formas, más voluminosas y compactas, debido sobretodo a una alta línea de la cintura y a unas ventanas más puntiagudas y estilizadas que en el Zonda y a la falta de un alerón trasero fijo.
La razón que hace esto posible supone también una de las principales innovaciones del Huayra, la aerodinámica activa. Este sistema está compuesto por cuatro "flaps", dos en el capó delantero y otras dos en la cubierta del motor. Los sistemas electrónicos del coche están constantemente midiendo parámetros como la velocidad, el ángulo de giro, la aceleración longitudinal y lateral o la rotación del vehículo y actúan sobre los flaps elevándolos y bajándolos individualmente como haría un caza de combate.
Estas acciones tienen diferente objecivo según la situación: maximizar la potencia de frenado, aumentar el paso por curva potenciando el agarre de cada rueda según sea necesario, neutralizándo el balancéo de la carrocería o minimizándo la resistencia al viento en las rectas.
Las puertas se abren al más puro estilo alas de gaviota, con las bisagras en el techo una al lado de la otra, lo que, con las puertas completamente abiertas, le da un aspecto muy imponente y espectacular.

Otro elemento que recibe una profunda actualización es el interior. El mayor tamaño del habitáculo y el techo completamente acristalado proporcionan una sensación de amplitud y relajación mucho mayores que antes.
El cuadro de instrumentos y el salpicadero son auténticas piezas de joyería y precisión, y recuerdan al más sofisticado de los cronógrafos Suizos. Ambos han sido esculpidos a partir de una única pieza de aluminio cepillado, y están retroiluminados por LEDs cuyo color puede ser elegido por el conductor, lo que le da un toque muy sofisticado y futurista. La tecnología está muy presente en el interior, con varias pantallas y un buen sistema de entretenimiento a bordo.
Los tres únicos materiales que sus ocupantes van a poder ver y tocar son aluminio, cuero y fibra de carbono.
El cuadro de instrumentos y la consola central
Detalles como la estructura de aluminio sobre la que va montada la palanca de cambios o la llave del Huayra, una miniatura en aluminio macizo de sí mismo, definen perfectamente la balanza entre arte, diseño y tecnología a la que Pagani somete a cada pieza que montan en sus coches, su perfeccionismo y obsesión por los detalles se extiende incluso a elementos que no están visibles, y que incluso nadie verá en la vida útil del coche.

En 2012, el Huayra fue galardonado con los premios Hypercar of the year y evo Car of the year por las prestigiosas revistas Británicas Top Gear y evo Magazine.

A diferencia del Zonda, que solo estaba homologado en Europa y algunos paises de Asia y América (EEUU no incluido), el Huayra está globalmente homologado. Debido a esto, las 100 unidades que Pagani construyó en cuatro años no tuvieron ningún problema para encontrar dueño.

Huayra

Tipo de producción :

Edición limitada

Tipo de tracción :

Tracción trasera

Materiales del chasis :

Fibra de carbono - Titanio

Materiales de la carrocería :

Fibra de carbono

Tipo de carrocería :

Biplaza gran turismo

De calle :

Aceleración :

(0-100 km/h)

3,3 seg

Velocidad máxima :

360 km/h

Disposición del motor :

Motor central longitudinal

Potencia específica :

541 cv por tonelada

Peso :

1350 kg

Dimensiones :

(l/a/al)

4605 mm / 2036 mm / 1169 mm

Consumo :

(l/100 km)

15 l/100 km

Depósito de combustible :

85 l

Autonomía :

567 km

Motor

Código interno :

M158

Desplazamiento :

6l (5980 cm³)

Tipo :

Twin turbo V12 60º

Válvulas :

36 (3 por cilindro)

Potencia máxima :

730 cv (537 kw) @ 5800 rpm

Par máximo :

1000 nm @ 2250 rpm

Rpm máximas :

Indefinido

Potencia específica :

122 cv por litro

Frenos

  • Delanteros

    Diámetro del disco :

    380 mm

    Material del disco :

    Carbono-cerámico

    Núm. pistones :

    4


  • Traseros

    Diámetro del disco :

    380 mm

    Material del disco :

    Carbono-cerámico

    Núm. pistones :

    4

Transmisión

Transmisión :

Secuencial

Núm. marchas :

7

Neumáticos

Fabricante :

Pirelli

Modelo :

P Zero

Tipo :

Deportivo

Dimensiones delanteras :

255 / 35 / R19

Dimensiones traseras :

335 / 30 / R20